Cáncer del cuello uterino y cérvico-uterino

Más enfermedades

Cáncer del cuello uterino y cérvico-uterino : Descripción

El cáncer cérvico-uterino es el más común del aparato reproductor femenino. El cáncer de útero se desarrolla generalmente después de la menopausia en mujeres entre 50 y 60 años; el cáncer del cérvix se presenta generalmente en mujeres entre 35 y 55 años. Este tipo de cáncer se relaciona con el virus de papiloma que se contrae a través de relaciones sexuales. La gran mayoría de cánceres cervicales son carcinomas de células escamosas (planas) que revisten el cérvix. El desarrollo de cáncer de cérvix es gradual y toma años. Las primeras anormalidades detectables en las células superficiales del cérvix se denominan displasias, que es un estado anterior a la malignidad. Ésta podrá evolucionar a cáncer pre-invasivo, que sólo se propaga a las capas más superficiales del cérvix, y posteriormente se extiende a las capas más profundas y a otros órganos de la pelvis.

Causas de Cáncer del cuello uterino y cérvico-uterino

No se conoce una causa, pero se identifican diversos factores que aumentan el riesgo de este cáncer: la iniciación sexual temprana (anterior a los 18 años), la multiplicidad de parejas sexuales y la maternidad antes de los 16 años. También aumentan el riesgo las infecciones por el HPV (papiloma virus), HIV y herpes genital.

Sintomas de Cáncer del cuello uterino y cérvico-uterino

En su primera fase, el cáncer cervical no presenta síntomas. Cuando el cáncer comienza a invadir, destruye vasos sanguíneos que irrigan el cérvix, generando hemorragias que se presentan después de la menopausia, después de las relaciones sexuales o hemorragias irregulares y abundantes en mujeres que todavía están menstruando. Descargas vaginales acuosas, rosadas, amarronadas, con hilos de sangre y mal olor también son indicativos a tener en cuenta. También es posible que no se presente ningún síntoma hasta que la enfermedad se encuentre en etapas avanzadas, por eso es importante la realización periódica de la prueba de Papanicolaou. Si la enfermedad ha avanzado, puede presentarse falta de apetito, pérdida de peso, fatiga, dolor de espalda o de piernas.

Diagnostico de Cáncer del cuello uterino y cérvico-uterino

La realización sistemática de un Papanicolaou es muy efectiva y permite detectar la presencia de células cancerosas en el cuello del útero hasta en un 90% de los casos. Este estudio debería realizarse una vez al año en mujeres sexualmente activas sexual o a partir de los 20 años en mujeres no sexualmente activas. Si los resultados del Pap revelan alguna anormalidad, se puede realizar una biopsia de endometrio (revestimiento interno del útero) para examinarla al microscopio. Si se confirma el diagnóstico, es necesario conocer si el cáncer se ha diseminado a otras zonas, por esta razón, su Médico indicará una tomografía computarizada, ultrasonido, radiografías o algún otro examen más específico. El examen físico del cuello uterino no suele presentar anormalidades en las primeras etapas de la enfermedad y sólo cuando ésta ha avanzado puede verse irregular, agrandado, firme o quebradizo.

Imagen ilustrativa

Cáncer del cuello uterino y cérvico-uterino
© 2006 Anejo Producciones S.A. Buenos Aires. Argentina. Hecho el depósito que marca la ley 11.723. Prohibida su reproducción parcial o total por cualquier medio sin el permiso por escrito del dueño del Copyright.

© 2006 Anejo Producciones S.A. Buenos Aires. Argentina. Republication or redistribution of Zonamedica content, including by framing or similar means, is expressly prohibited without the prior written consent of Anejo Producciones. Anejo shall not be liable for any errors or delays in the content, or for any actions taken in reliance thereon.