Hepatitis

Más enfermedades

Hepatitis: Descripción

La hepatitis es una inflamación del hígado, que destruyen las células hepáticas y está provocada por diversas causas, entre las que se cuentan distintos tipos de virus. Suele manifestarse con ictericia, es decir, que la piel, las mucosas y el blanco de los ojos adquieren un color amarillento. Además, es habitual que haya pérdida del apetito y dolor abdominal. Puede ser crónica, si persiste por más de seis meses.

Causas de Hepatitis

Puede deberse a infecciones virales, bacterianas o parasitarias; por acción del alcohol o fármacos, por toxinas o por enfermedades autoinmunes. Los virus que más frecuentemente inflaman al hígado son el A, B, C, D y E. La hepatitis A se transmite debido a una mala higiene, por agua y alimentos contaminados. En líneas generales, suele ser asintomática. La hepatitis B se contagia por la sangre (transfusiones contaminadas, intercambio de jeringas en la drogadicción, relaciones sexuales sin protección, de madre a hijo en el embarazo, etc.). Las personas sometidas a diálisis renal tienen mayor riesgo de contraer hepatitis B. La hepatitis C causa el 80% de las hepatitis que se contagian por transfusión de sangre y también se transmite por jeringas contaminadas. Este virus causa hepatitis crónica y con menor frecuencia, cirrosis y cáncer hepático. Existen personas sanas portadoras crónicas del virus C. La hepatitis D se manifiesta como complicación o sobreinfección del virus B. La E tiene similitudes con el virus A y, como éste, puede causar epidemias.

Sintomas de Hepatitis

En las fases iniciales de la infección se presentan síntomas muy diversos y a menudo se pueden confundir con un cuadro gripal o una mononucleosis. Entre los síntomas más habituales, cabe destacar: nauseas, vómitos, pérdida del apetito, malestar general y decaimiento, fiebre no demasiado alta, dolor e indigestión abdominal, alteración del sentido del gusto. En algunos casos, puede haber hemorragias nasales y depresión. Luego de unos días, la orina se oscurece y se presenta ictericia, una pigmentación amarilla de la piel, mucosas y del globo ocular y se eliminan heces de color claro. La ictericia es causada por el aumento de bilirrubina en sangre y es típica de los trastornos hepáticos. La piel, las mucosas (como las de la boca, por ejemplo) y el blanco de los ojos se ponen amarillentos. También pueden aparecer prurito y heces decoloradas, síntomas originados en la obstrucción de las vías biliares. Los síntomas desaparecen al cabo de dos o tres semanas, pero el enfermo puede sentirse débil y cansado durante varios meses. Diagnósticos Se realiza mediante análisis de sangre, en particular determinando incrementos en cierto tipo de enzimas hepáticas. También por medio de una revisión médica y por palpación del hígado, cuyo tamaño aumenta. Tratamiento Es indispensable consultar con un profesional de la especialidad. Importante Los síntomas aquí descritos correspondientes a esta enfermedad pueden confundirse con los de otras patologías. Para establecer un adecuado diagnóstico, consulte siempre a su Médico. El objetivo de MédicosExpertos es informar y educar, por lo que las descripciones de las enfermedades aquí brindadas no sustituyen a una consulta profesional.

Imagen ilustrativa

Hepatitis
© 2006 Anejo Producciones S.A. Buenos Aires. Argentina. Hecho el depósito que marca la ley 11.723. Prohibida su reproducción parcial o total por cualquier medio sin el permiso por escrito del dueño del Copyright.

© 2006 Anejo Producciones S.A. Buenos Aires. Argentina. Republication or redistribution of Zonamedica content, including by framing or similar means, is expressly prohibited without the prior written consent of Anejo Producciones. Anejo shall not be liable for any errors or delays in the content, or for any actions taken in reliance thereon.