TIMO
La función del timo es exclusivamente inmunológica. El timo es indispensable para la maduración de la inmunidad en todos los vertebrados. Su desarrollo precede al de los demás órganos linfáticos. La porción cortical del timo produce gran cantidad de linfocitos, que llega a ser casi los dos tercios de toda la producción linfocitaria del cuerpo humano pero, sin embargo, solo el 5% supera los 3 ó 4 días de vida. Durante los primeros años de vida los linfocitos del timo son introducidos en la circulación sanguínea y aprenden a reconocer los agentes patógenos, memorizando esta información en el código genético del DNA del individuo. Los timocitos, una vez originados en el timo, se instalan en el bazo y en los ganglios linfáticos, placas de Peyer y amígdalas.

1 Desmosoma
2 Linfocitos
3 Célula reticular